Celíacos: FACE y sus Asociaciones trabajan por la integración social.

celiacos face restauracion

Los celíacos tienen hoy miles de lugares seguros dónde escoger para hacer una vida social normalizada. Nos cuentan este mes en Mazorca Izaskun Martín-Cabrejas y Marta Espinosa, del Departamento de Seguridad Alimentaria de FACE.

Celíacos y vida social

El ser humano es sociable por naturaleza, y uno de los ingredientes principales de una reunión suele ser la comida y/o la bebida. Para las personas celíacas o alérgicas a alimentos, encontrarse con su gente en un bar o restaurantes, supone un motivo de preocupación.

Para normalizar esta situación y poder informar al mundo de cuál es el problema de estas personas, y cómo se puede solucionar de la manera más sencilla nacieron, desde las asociaciones de celíacos que se ubican a nivel regional, los primeros proyectos relacionados con la restauración sin gluten. Asimismo y con el fin de conseguir los mismos propósitos a nivel nacional, en 2013 surgió el programa de Restauración Sin Gluten/Gluten Free en la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE).

Asociaciones de Celíacos

El objetivo principal de dichas entidades es mejorar la calidad de vida de las personas celíacas, tratando así de conseguir su integración social. De esta forma, surgió la necesidad de establecer un proyecto de divulgación que sensibilizase a los profesionales de la restauración, intentando que pudiesen ofertar comida con y sin gluten en sus establecimientos, facilitando así a las personas celíacas vivir y día a día como el resto de gente. El inicio de este proyecto lo llevaron a cabo las asociaciones con restauradores de sus comunidades y más adelante se empezó a trabajar en el área desde FACE. Las primeras colaboraciones nacionales se establecieron en 2005 con cadenas hoteleras y a continuación grandes cadenas de restaurantes, fueron aumentando en 1 o 2 cadenas por año. Ante la creciente demanda por parte del sector, desde FACE y sus asociaciones se ha trabajador por obtener un criterio de mínimos que todo negocio de restauración que quiera colaborar debe de cumplir. En 2013 nació el programa de Restauración Sin Gluten/Gluten Free, a través del que se comenzó a definir el convenio de colaboración con el sector HORECA, teniendo como propósito prioritario la seguridad alimentaria, la calidad y poder garantizar el acceso de las personas celíacas a alimentos seguros sin gluten fuera de sus casas.

FACE Restauración Sin Gluten

El crecimiento de colaboraciones fue mayor tras esta decisión, ya que el trabajo es cada vez más exigente y exhaustivo, siendo 2017 el año en el que más colaboradores nuevos han querido sumarse al mismo. Los motivos que llevan a estos establecimientos a querer formar parte de este programa son variados, empatía, empleados y/o familiares celíacos, demanda de la clientela, responsabilidad social corporativa, pero, en cualquier caso, todos hacen que estas empresas afronten el reto que supone incorporar los productos sin gluten a su operativa con ilusión. La localización es la premisa que lleva a un hotel, catering o restaurante a ser colaborador de una asociación o de la federación. Es decir, si tienen uno o varios restaurantes en una única comunidad autónoma, la colaboración será con la asociación de celíacos de esa comunidad, siendo competencia directa de FACE si se encontrasen en más de una comunidad autónoma.

Un convenio de colaboración exige unas condiciones mínimas de seguridad alimentaria y un compromiso firme por parte de la empresa, ya que estos convenios no son simplemente la firma de un papel, sino un trabajo común y comunicación constante entre las partes implicadas, teniéndose que revisar las cocinas, la operativa, los ingredientes de los platos sin gluten, ofreciendo formación a todos los trabajadores de los locales, analizados los platos terminados, etc. con el fin de garantizar la máxima seguridad alimentarias de las personas celíacas que vayan a comer allí.

Además, la legislación actual trabaja en la misma dirección que las asociaciones de celíacos y FACE, ya que define la obligatoriedad de identificar los 14 alérgenos de declaración obligatoria, entre los cuales se encuentran los cereales con gluten, que resultan dañinos para las personas celíacas. Existe actualmente por ello un creciente interés de los profesionales de restauración por obtener información de calidad sobre el riesgos a la temida contaminación cruzada, que podría convertir un plato elaborado con alimentos sin gluten en un peligro para la salud de las personas celíacas si no se tienen en cuenta determinados cuidados.

España es actualmente el país con más establecimientos que ofrecen opciones sin gluten en la Unión Europea gracias a FACE y sus asociaciones.

Por tanto, la tendencia de los lugares donde se ofrece comida al público, es a tener un correcto asesoramiento que permita comer a las personas con enfermedad celíaca u otras alergias o intolerancias, cumpliendo así con la legislación vigente actual sobre este tema, que son el Reglamento Europeo (UE) Nº 1169/2011 sobre la información alimentaria facilidad al consumidor así como el Reglamento Europeo (UE) Nº 828/2014 relativo a los requisitos para la transmisión de información a los consumidores sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos.

Actualmente y gracias a la labora realizada, tanto por parte de las asociaciones de celíacos como por FACE; las personas celíacas tienen miles de restaurantes asesorados donde pueden comer con total tranquilidad y confianza. No obstante, esto no siempre fue así, ya que hace diez años, la enfermedad celíaca no era tan conocida como lo es hoy en día y por tanto el colectivo celíaco vería comprometida su vida social por el hecho de no tener opciones donde comer fuera de casa. El hecho de quedar con unos amigos o familiares en un local donde no pudiesen ofrecerle un plato sin gluten, teniendo en cuenta no solo los ingredientes sino la manera de prepararlos, hacía que ne ocasiones obviasen estas situaciones que tanto desconcierto les causaban, optando finalmente por quedarse en casa y hacer menos vida social.

Para finalizar, es destacable la labor de la industria alimentaria debido a que ellos también han aumentado de manera exponencial el número de alimentos sin gluten disponibles en el mercado, facilitando las alternativas existentes en restauración y yendo en la misma dirección que dicta la legislación. Este proyecto es un trabajo armónico de muchos agentes implicados diferentes yendo juntos hacia la misma dirección mejorar la calidad de vida de las personas celíacas, cumpliendo así con la razón de ser para la que fueron creadas las asociaciones de celíacos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *